fingir

Psicología de imitación: sé que lo estoy fingiendo

A unas pocas calles de la oficina, los vendedores ambulantes me venderán una camiseta de Versace o una corbata de seda de Prada, barata. O podría conseguir un trato por un Rolex o un par de elegantes gafas Ray Ban. Estos no son productos de marca auténticos, por supuesto. Son réplicas económicas. Pero me hacen ver y sentirme bien, y dudo que alguno de mis amigos pueda notar la diferencia.

Por eso compramos imitaciones, ¿no?

¿Pulir la imagen que tenemos de nosotros mismos y transmitir esa versión refinada de nuestra personalidad al mundo a mitad de precio? ¿Pero funciona?

Después de todo, primero tenemos que convencernos de nuestra imagen idealizada si queremos influir en alguien más. ¿Podemos realmente convertirnos en sofisticados vestidos de Ray Ban y ataviados con Versace en nuestra propia mente, simplemente vistiéndonos?

Una nueva investigación sugiere que las imitaciones pueden no funcionar tan mágicamente como nos gustaría y, de hecho, pueden ser contraproducentes. Tres científicos psicológicos, Francesca Gino de Chapel Hill, Michael Norton de la Escuela de Negocios de Harvard y Dan Ariely de Duke, han estado explorando el poder y las trampas de los adornos falsos en el laboratorio. Querían ver si las cosas falsificadas podrían tener costos psicológicos ocultos, deformando nuestras acciones y actitudes de maneras indeseables.

He aquí un ejemplo de su trabajo. Los científicos reclutaron una gran muestra de mujeres jóvenes y les pidieron que usaran costosas gafas de sol Chloe. Las gafas eran auténticas, pero la mitad de las mujeres pensaban que llevaban imitaciones. Querían ver si el uso de tonos falsos, una forma de deshonestidad, podía hacer que las mujeres actuaran deshonestamente de otras maneras.

Así que les pidieron que realizaran un par de tareas, tareas que presentaban oportunidades para mentir y hacer trampa. En uno, por ejemplo, las mujeres trabajaron en un complicado conjunto de acertijos matemáticos, una tarea que posiblemente no podrían completar en el tiempo permitido. Cuando pasó el tiempo, se les dijo a las mujeres que se puntuaran ellas mismas en el sistema de honor y que tomaran dinero por cada puntuación correcta. Sin que ellos lo supieran, los científicos estaban monitoreando tanto su trabajo como su puntuación.
Y adivina qué. Las mujeres que llevaban las falsas gafas de Chloe engañaban más, considerablemente más. El 70 por ciento infló su desempeño cuando pensaba que nadie los estaba vigilando y, de hecho, robaron dinero en efectivo del cofre.

Para volver a verificar este resultado angustioso, los científicos sometieron a las mujeres a una tarea completamente diferente, una que les obligó a elegir entre la respuesta correcta y la respuesta más rentable. Y nuevamente las mujeres que vestían Chloe se embolsaron la caja chica. En particular, las mujeres hicieron trampa no solo cuando expresaron su preferencia por las imitaciones baratas, sino también cuando las gafas de diseñador reales y falsas se repartieron al azar. Por lo tanto, parece que el mero hecho de usar las gafas falsificadas desencadenó la mentira y el engaño.

Esto es extraño y perturbador, pero empeora. Los psicólogos se preguntaron si la creación de imágenes no auténticas podría no solo corromper la ética personal, sino también llevar a una actitud generalmente cínica hacia otras personas. En otras palabras, si usar material falso hace que las personas se sientan poco auténticas y se comporten de manera poco ética, ¿podrían ver a los demás como falsos y poco éticos también? Para probar esto, nuevamente entregaron tonos Chloe genuinos y falsos, pero esta vez hicieron que los voluntarios completaran una encuesta sobre «alguien que conocían». ¿Esta persona usaría una línea exprés con demasiados comestibles? ¿Rellenar un informe de gastos? ¿Lleva material de oficina a casa? También hubo escenarios más elaborados relacionados con la ética empresarial. La idea era que todas las respuestas tomadas en conjunto caracterizarían a cada voluntario por tener una visión generalmente positiva de los demás, o una visión generalmente cínica.

Cínico, sin lugar a dudas. En comparación con los voluntarios que usaban anteojos auténticos de Chloe, los que usaban las imitaciones veían a otras personas como más deshonestas, menos veraces y con más probabilidades de actuar de manera poco ética en los negocios.

Entonces, ¿qué está pasando aquí? Bueno, los científicos realizaron un experimento final para responder a esta pregunta, y aquí están los resultados irónicos que informan en línea esta semana en la revista. ciencia psicológica: Usar anteojos falsificados no solo falla Para reforzar nuestro ego y la imagen de nosotros mismos de la manera que esperamos, en realidad socava nuestro sentido interno de autenticidad. «Fingir» nos hace sentir como farsantes y tramposos por dentro, y este «yo» alienado y falso conduce a la trampa y al cinismo en el mundo real.

La falsificación es un problema económico y social grave, de escala epidémica. La mayoría de la gente compra estas marcas falsas porque son mucho más baratas, pero esta investigación sugiere que puede haber un costo moral oculto aún por calcular.

Además, te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienestar Emocional