La voluntad de preguntarse

La voluntad es un concepto central de los programas de recuperación de adicciones, y uno paradójico. Los programas de doce pasos enfatizan que los adictos individuales no pueden lograr la recuperación y la sobriedad saludable, de hecho, que el ego y la autosuficiencia son a menudo la causa raíz de su problema.

Sin embargo, los adictos en recuperación deben estar dispuestos. Es decir, deben estar abiertos a la posibilidad de que el grupo y los principios sean lo suficientemente poderosos como para vencer una enfermedad compulsiva.

Es un concepto complicado para muchos y debe tomarse con fe. Pero ahora también puede haber un poco de ciencia que lo respalde. El psicólogo Ibrahim Senay de la Universidad de Illinois —Champaign descubrió una forma intrigante de crear una versión de laboratorio de la voluntad; y de explorar posibles conexiones con la intención, la motivación y las acciones dirigidas a objetivos. En resumen, algunos rasgos clave necesarios para la abstinencia a largo plazo.

Lo hizo explorando el diálogo interno. El diálogo interno es exactamente lo que parece: esa voz en tu cabeza que articula lo que estás pensando, explicando tus opciones, intenciones, esperanzas y temores, etcétera. Es la conversación en curso con uno mismo. Senay pensó que la forma y la textura del diálogo interno, hasta la estructura de la oración, podrían ser importantes para dar forma a planes y acciones. Es más, el diálogo interno puede ser una herramienta para ejercer la voluntad o estar dispuesto.

Así es como probó esta noción. Hizo que un grupo de voluntarios trabajara en una serie de anagramas, cambiando la palabra salsa a causa, por ejemplo, o Cuándo a tallado. Pero antes de comenzar esta tarea, a la mitad de los voluntarios se les dijo que contemplaran si trabajarían en anagramas, mientras que los demás pensaban en el hecho de que estarían haciendo anagramas.

Es una diferencia sutil, pero los primeros básicamente ponían su mente en modo de pregunta, mientras que los segundos se afirmaban. Es la diferencia entre «Haré esto» y «¿Haré esto?»

Las mentes asombradas completaron significativamente más anagramas. En otras palabras, estaban mucho más dirigidos a objetivos que aquellos que se declararon a sí mismos sus intenciones.

Esto es contrario a la intuición. ¿Por qué afirmar las propias intenciones de hacer algo socavaría ese objetivo?

Senay quería volver a comprobar estos sorprendentes resultados, y lo hizo de esta manera: reclutó voluntarios con el pretexto de que eran necesarios para un estudio de escritura a mano. Algunos escribieron las palabras voy a una y otra vez, mientras otros escribían Voy a. La idea era que las preguntas que uno mismo planteaba sobre el futuro son fundamentalmente diferentes a las autodeclaraciones. Las preguntas deben inspirar pensamientos sobre la autonomía y la motivación para perseguir una meta y, al final, hacer que los interrogadores tengan más éxito.

Para probar esto, Senay nuevamente hizo que los voluntarios trabajaran en una tarea de anagrama. Y nuevamente, los voluntarios obstinados se desempeñaron peor que los interrogadores. Ejecutó otra versión de este experimento, pero cambió el objetivo a ejercicio en lugar de anagramas, y obtuvo el mismo resultado: aquellos preparados con las palabras Voy a tenían mayores intenciones de hacer ejercicio con regularidad que las personas preparadas con voy a. Es más, cuando se les preguntó a los voluntarios por qué habían decidido hacer más ejercicio, los preguntados dijeron cosas como «Porque quiero asumir más responsabilidad por mi propia salud». Aquellos preparados con voy a ofreció explicaciones como «Porque me sentiría culpable o avergonzado de mí mismo si no lo hiciera».

Este último hallazgo es crucial. Indica que aquellos con mentes inquisitivas estaban más intrínsecamente motivados para cambiar. Aquellos que afirmaban su voluntad carecían de esta motivación interna, lo que explica su débil compromiso con el cambio futuro. En términos de recuperación de la adicción, aquellos que estaban afirmando su fuerza de voluntad estaban cerrando sus mentes, reduciendo su visión del futuro. Aquellos que cuestionaban y se preguntaban tenían la mente abierta y, por lo tanto, estaban dispuestos a ver nuevas posibilidades para el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienestar Emocional