Apego

Teoría del apego

Teoría de apego

  • El apego se puede definir como un vínculo emocional profundo y duradero entre dos personas en el que cada uno busca la cercanía y se siente más seguro cuando está en presencia de la figura del apego.
  • El comportamiento de apego de los adultos hacia el niño incluye responder de manera sensible y apropiada a las necesidades del niño. Tal comportamiento parece universal en todas las culturas.
  • La teoría del apego explica cómo surge la relación padre-hijo e influye en el desarrollo posterior.
  • Es más probable que se formen apegos con aquellos que respondieron con precisión a las señales del bebé, no con la persona con la que pasaron más tiempo. Schaffer y Emerson llamaron a esto sensibilidad sensible.
  • El apego se caracteriza por comportamientos específicos en los niños, como buscar la proximidad a la figura de apego cuando están molestos o amenazados (Bowlby, 1969).

Introducción

La teoría del apego en psicología se origina con el trabajo fundamental de John Bowlby (1958). En la década de 1930, John Bowlby trabajó como psiquiatra en una Clínica de Orientación Infantil en Londres, donde trató a muchos niños con trastornos emocionales.

Esta experiencia llevó a Bowlby a considerar la importancia de la relación del niño con su madre en términos de su desarrollo social, emocional y cognitivo. Específicamente, moldeó su creencia sobre el vínculo entre las separaciones tempranas del bebé con la madre y el desajuste posterior, y llevó a Bowlby a formular su teoría del apego.

Bowlby definió el apego como una «conexión psicológica duradera entre los seres humanos».

(1969, pág.194)

 

Bowlby (1958) propuso que el apego puede entenderse dentro de un contexto evolutivo en el que el cuidador proporciona seguridad y protección al bebé. El apego es adaptativo ya que aumenta las posibilidades de supervivencia del bebé.

Esto se ilustra en el trabajo de Lorenz (1935) y Harlow (1958). Según Bowlby, los bebés tienen una necesidad universal de buscar proximidad con su cuidador cuando están bajo estrés o amenazados (Prior y Glaser, 2006).

Etapas del apego

Rudolph Schaffer y Peggy Emerson (1964) investigaron si el apego se desarrolla a través de una serie de etapas, mediante el estudio de 60 bebés a intervalos mensuales durante los primeros 18 meses de vida (esto se conoce como estudio longitudinal).

Todos los niños fueron estudiados en su propia casa y se identificó un patrón regular en el desarrollo del apego.

Los bebés fueron visitados mensualmente durante aproximadamente un año, se observaron sus interacciones con sus cuidadores y se entrevistó a los cuidadores.

La madre llevaba un diario para examinar la evidencia del desarrollo del apego. Se registraron tres medidas:

• Ansiedad ante los extraños – respuesta a la llegada de un extraño.

• Ansiedad de separación – nivel de angustia cuando se separa del cuidador, grado de comodidad necesario al regresar.

• Referencia social – grado en que el niño mira al cuidador para comprobar cómo debe responder a algo nuevo (base segura).

Descubrieron que los apegos del bebé se desarrollan en la siguiente secuencia:

Asocial (0 – 6 semanas)

Asocial (0 – 6 semanas)

Los bebés muy pequeños son asociales porque muchos tipos de estímulos, tanto sociales como no sociales, producen una reacción favorable, como una sonrisa.

Apegos indiscriminados (6 semanas a 7 meses)

Apegos indiscriminados (6 semanas a 7 meses)

Los bebés disfrutan indiscriminadamente de la compañía humana y la mayoría de los bebés responden por igual a cualquier cuidador. Se molestan cuando un individuo deja de interactuar con ellos.

A partir de los 3 meses, los bebés sonríen más a las caras conocidas y pueden sentirse cómodos fácilmente con un cuidador habitual.

Adjunto específico (7-9 meses)

Adjunto específico (7-9 meses)

Preferencia especial por una única figura adjunta. El bebé busca a determinadas personas en busca de seguridad, comodidad y protección. Muestra miedo a los extraños (miedo a los extraños) e infelicidad cuando se separa de una persona especial (ansiedad por separación).

Algunos bebés muestran miedo a los extraños y ansiedad por la separación con mucha más frecuencia e intensidad que otros, sin embargo, se los considera una evidencia de que el bebé ha formado un vínculo. Esto generalmente se desarrolla al año de edad.

Adjunto múltiple (10 meses en adelante)

Adjunto múltiple (10 meses en adelante)

Muchos de los bebés del estudio de Schaffer y Emerson tenían múltiples apegos a los 10 meses de edad, incluidos los apegos a madres, padres, abuelos, hermanos y vecinos.

El bebé se vuelve cada vez más independiente y forma varios apegos. A los 18 meses, la mayoría de los bebés han formado múltiples apegos.

Los múltiples apegos formados por la mayoría de los bebés varían en su fuerza e importancia para el bebé. Los vínculos a menudo se estructuran en una jerarquía, por lo que un bebé puede haber formado tres vínculos, pero uno puede ser más fuerte que los otros dos y uno puede ser el más débil.

Los resultados del estudio indicaron que era más probable que se formaran apegos con aquellos que respondían con precisión a las señales del bebé, no con la persona con la que pasaban más tiempo. Schaffer y Emerson llamaron a esto sensibilidad sensible.

Los bebés intensamente apegados tenían madres que respondían rápidamente a sus demandas e interactuaban con sus hijos. Los bebés que tenían un apego débil tenían madres que no interactuaban.

Recomendaciones

Los resultados del estudio indicaron que era más probable que se formaran apegos con aquellos que respondían con precisión a las señales del bebé, no con la persona con la que pasaban más tiempo. Schaffer y Emerson llamaron a esto sensibilidad sensible.

Los bebés intensamente apegados tenían madres que respondían rápidamente a sus demandas e interactuaban con sus hijos. Los bebés que tenían un apego débil tenían madres que no interactuaban.

El hecho más importante para formar vínculos no es quién alimenta y cambia al niño, sino quién juega y se comunica con él o ella. Por lo tanto, la sensibilidad sensible a las señales del bebé parecía ser la clave del apego.

Evaluación

El estudio de Schaffer y Emerson tiene una validez poblacional baja. Todos los bebés del estudio procedían de Glasgow y, en su mayoría, de familias de clase trabajadora. Además, el pequeño tamaño de la muestra de 60 familias reduce la solidez de la conclusión que podemos extraer del estudio.

Sin embargo, se puede cuestionar la precisión de la recopilación de datos por parte de los padres que llevaban diarios diarios mientras estaban claramente muy ocupados. Un diario como este también es muy poco confiable y las características de la demanda y la deseabilidad social son problemas importantes. Las madres no son propensas a informar sobre experiencias negativas en su redacción diaria.

El estudio carece de validez histórica. Se llevó a cabo en la década de 1960 cuando los roles de género eran diferentes: ahora, más hombres se quedan en casa para cuidar a sus hijos y más mujeres salen a trabajar, por lo que la muestra está sesgada.

Teorías del apego

Los psicólogos han propuesto dos teorías principales que se cree que son importantes para formar vínculos.

La teoría del apego del aprendizaje propone que todo comportamiento se aprende en lugar de un comportamiento biológico innato, ya que los niños nacen como pizarras en blanco. los conductistas centran su explicación en los comportamientos que se aprenden a través del condicionamiento clásico u operante. El condicionamiento clásico fue investigado por primera vez por Pavlov en 1927.

Ciertas cosas, como la madre de un bebé, pueden asociarse con la comida, ya que están presentes constantemente cada vez que se alimenta a un bebé durante los primeros meses de vida de un bebé, lo que se conoce como estímulo neutro.

Una vez que el estímulo neutro que en este contexto es la madre presente mientras el niño está comiendo se asocia consistentemente con un estímulo incondicionado y eventualmente producirá la misma respuesta.

La madre se convierte entonces en un estímulo condicionado aprendido y produce una respuesta condicionada. Esto luego da como resultado que la madre, una vez vista por el bebé, le da al niño una sensación de placer que es una respuesta condicionada.

El condicionamiento operante fue investigado primero por Skinner y luego investigado más a fondo por Dollard y Miller (1950) con respecto a la teoría de la reducción del apego y del impulso que describe algo que motiva la conducta. Esto se investigó luego, ya que cuando un bebé tiene hambre hay un impulso para reducir la incomodidad que ocurre como resultado. Una vez que se alimenta al niño, se produce una sensación de placer que es un refuerzo positivo.

El comportamiento recompensado por la comida se repite y la comida se convierte en el reforzador principal, ya que se asocia con una recompensa y refuerza el comportamiento.

La persona que proporciona el alimento, que puede ser la madre o el cuidador principal, se convierte en un reforzador secundario, ya que se convierte en la fuente de la recompensa. En conclusión, el apego se produce porque el niño asocia a la persona que suministra la comida con recompensas y las busca.

La teoría evolutiva del apego (por ejemplo, Bowlby, Harlow, Lorenz) sugiere que los niños vienen al mundo preprogramados biológicamente para formar vínculos con otros, porque esto les ayudará a sobrevivir.

El bebé produce comportamientos innatos de «liberación social», como el llanto y la sonrisa, que estimulan las respuestas innatas de cuidado de los adultos. El factor determinante del apego no es la comida, sino el cuidado y la capacidad de respuesta.

Bowlby sugirió que un niño inicialmente formaría solo un apego primario (monotropía) y que la figura de apego actuaba como una base segura para explorar el mundo.

La relación de apego actúa como un prototipo de todas las relaciones sociales futuras, por lo que interrumpirla puede tener graves consecuencias.

Esta teoría también sugiere que existe un período crítico para desarrollar un apego (alrededor de 0 a 5 años).

Si no se ha desarrollado un apego durante este período, el niño sufrirá consecuencias irreversibles en el desarrollo, como una inteligencia reducida y un aumento de la agresión.

Estudiar Psicología